Pasar al contenido principal

Francia desarrolla un artilugio de rehabilitación y un robot doméstico para discapacitados

CR
Francia desarrolla un artilugio de rehabilitación y un robot doméstico para discapacitados
Francia desarrolla un artilugio de rehabilitación y un robot doméstico para discapacitados

Cuestan 50.000 y 70.000 euros por unidad.

El Comisariado de la Energía Atómica de Francia (CEA, según sus siglas en francés) ha desarrollado dos nuevos dispositivos para ayudar a las personas con discapacidad en su vida cotidiana y en la rehabilitación física, según informa la prensa gala.

Uno de ellos es similar a la popular consola de videojuegos Wii y se está utilizando para la rehabilitación de la movilidad de los brazos en personas que han sufrido traumatismos craneales, lesiones de espalda y secuelas derivadas de accidentes cerebrovasculares. Se trata de una máquina en la que el usuario puede participar en juegos virtuales desde una silla de ruedas. El dispositivo cuenta con una pantalla plana en la que se proyecta el juego y un mando que permite al paciente manejarlos, y que además le transmite algunos estímulos, como, por ejemplo, el impacto de la bola en la raqueta.

De momento, en torno a 50 personas de la localidad de Brest, en Bretaña, se han entrenado ya con estos juegos y sus primeras reacciones han sido buenas. Sin embargo, los desarrolladores del dispositivo no han encontrado de momento fuentes para financiar esta tecnología, cuyo coste por unidad puede situarse entre 40.000 y 50.000 euros.

El otro dispositivo que prueba el CEA es el "robot acompañante", un aparato que cuenta con un brazo telescópico capaz de ayudar a personas tetrapléjicas o con movilidad reducida en su vida cotidiana. Mediante un ordenador, los usuarios podrán dar órdenes a este robot desde su silla de ruedas o la cama, como, por ejemplo, que les traiga algún objeto que se encuentre encima de una mesa en otra habitación.

"De aquí a cinco o diez años, el robot podrá ir a la nevera, coger el producto que se le pida y traerlo, siempre y cuando encontemos financiación y fabricantes capaces de producir este aparato, cuyo coste podría situarse en torno a los 70.000 euros", indicó Christophe Leroux, de CEA. En Holanda, unas 200 personas con miopatías -un conjunto de dolencias que debilitan el sistema muscular- se benefician ya de dispositivos similares que son financiados por el Estado holandés.